ARTESANIA Y PEQUEÑA INDUSTRIA

ARTESANÍA Y PEQUEÑA INDUSTRIA *
La Ley de Fomento de la Artesanía y de la Pequeña Industria, ha cumplido un notable papel dentro del proceso orientado a lograr el incremento de la producción ecuatoriana, al permitir por primera vez al pequeño industrial y al artesano, importar maquinarias, equipos y herramientas, con liberaciones arancelarias, otorgando también otros estímulos económicos para el mejoramiento de las empresas acogidas al Régimen de la Ley.
En el período al que se refiere este informe, la Dirección General de Fomento Artesanal y de la Pequeña Industria, que administra el Estatuto Jurídico mencionado, ha cumplido una intensa labor promocional de la pequeña empresa, a fin de complementar los estímulos que ofrece la Ley, con medidas de asistencia técnica, capacitación industrial y artesanal y asesoramiento en campos que incluyen la organización de ferias artesanales, la formación de Cooperativas de Producción y Comercialización, la promoción de sociedades económicas para la producción, la creación de almacenes artesanales para que los artesanos vendan directamente sus productos al consumidor, eliminando los intermediarios, la educación del artesano mediante cursos de cultura general y conferencias educativas y la ayuda necesaria para la obtención de préstamos en el Banco Nacional de Fomento.
BALANCE DE LA APLICACIÓN DE LA LEY
Esta labor que se realiza en escala nacional, ha contribuido para que los pequeños talleres, que tradicionalmente venían utilizando sólo herramientas rudimentarias, puedan crear las condiciones aptas para su transformación en pequeñas industrias.
Al amparo de la Ley, se han establecido nuevas industrias pequeñas, que comenzaron a procesar materias primas nacionales y producir artículos que, por su pequeño volumen de consumo no son de interés para la gran industria.
Los resultados conseguidos mediante esta labor de promoción, se expresan en los siguientes datos:
Pequeñas Industrias Asociadas a la Ley: Se han colocado bajo el régimen que establece la Ley, 324 pequeñas empresas, de las cuales 15 son talleres artesanales nuevos y 54 pequeñas industrias nuevas, lo que da un total de 69 pequeñas empresas nuevas, y 196 talleres artesanales que, con las 59 pequeñas industrias existentes, dan un total de 255 pequeñas empresas ya en funcionamiento.
Inversión Total: La inversión total de las 324 pequeñas empresas alcanzan a $ 24.731.729, de los cuales, 10.650.238, corresponden a desarrollo artesanal, (43%) y $ 14.081.491 (57%) a pequeñas industrias. Es importante anotar que las 69 pequeñas nuevas empresas, invirtieron en la producción $ 9.436.484, lo que representa el 38% de la inversión total realizada por el conjunto de pequeñas empresas protegidas.
Personal ocupado: Las 324 empresas ocupan a 1.834 personas, de las cuales 414 laboran en las pequeñas industrias nuevas y 111 en los talleres nuevos, es decir, el 28.7%, del total de personal ocupado, corresponde a pequeñas empresas nuevas .
Remuneraciones: Las empresas en mención, pagan cada año por concepto de remuneraciones $ 17.018.805, de los cuales 6.187.892 (36%) corresponden a pequeñas empresas nuevas y 10.830.913 (64%) a las ya existentes.
Utilización de Materias Primas: Las pequeñas empresas nuevas utilizan anualmente $ 22.982.722 (78%) en materia prima nacional y $ 6.527.352 (22%) en materia prima extranjera; las existentes emplean $ 17.324.466 (72%) y $ 6.724.202 (28%) en materia prima nacional y extranjera, respectivamente.
Esto significa que la materia prima nacional utilizada por las 324 empresas acogidas a la Ley, alcanza a $ 40.307.188 (75. 3%), mientras que el consumo de materias primas extranjeras es de $ 13.251.554. (24.7%).
De las informaciones anteriores se concluye que la operación; de la Ley ha incrementado notablemente el desarrollo de pequeñas empresas nuevas que significan otros tantos aportes económicos a la riqueza del país y a la solución del problema ocupacional, permitiendo además la expansión de las empresas existentes con similares resultados.
Valor de las Maquinarias y Equipos Beneficiados: El beneficio obtenido por las pequeñas empresas se puede juzgar mediante el examen de los datos sobre importación de maquinarias y equipos, realizada con liberación arancelaria: para las pequeñas industrias $ 3.164.401 (69%) y para los talleres artesanales $ 1.419.624 (31%).
ACTIVIDADES QUE SE CUMPLEN EN 1968: Partiendo de las experiencias adquiridas en la administración de la Ley, del análisis socio-económico sobre las condiciones en que se desenvuelve su actividad la pequeña empresa y del examen de su realidad tecnológica, la Dirección de Fomento de la Artesanía y de la Pequeña Industria, ha orientado su plan de trabajo para 1968, hacia la promoción y la asistencia técnica.
La simple existencia de la Ley no significa la solución para el problema de mejorar la actividad artesanal y de la pequeña industria, sino que es necesario acompañarla con una intensa labor promocional que eduque al artesano y al pequeño industrial, les instruya en los principios de los modernos conceptos relativos a administración de empresas y les ponga en contacto con las nuevas corrientes tecnológicas, a fin de que su labor alcance mejores niveles de productividad.
El plan de trabajo que se ejecuta en 1968 incluye estos cuatro aspectos fundamentales:
a) La promoción necesaria para la concesión de los beneficios que ofrece la Ley, a través de solicitudes que presentan los pequeños industriales y artesanos.
b) La asistencia, dirigida este año a la organización de servicios informativos y a capacitación de personal;
c) La investigación sobre el comportamiento de las actividades productivas en las pequeñas industrias y talleres artesanales;
d) La organización de los artesanos en Cámaras Artesanales que por disposición de los Artículos 15, 16 y 17 de la Ley de Fomento sobre la materia, se han establecido provisionalmente en quince provincias, y que tienen como finalidad constituir centres de educación y capacitación a través de los cuales se fomenta el desarrollo del espíritu colectivo en el artesano y se realizan actividades de promoción.
Estas Cámaras se han reestructurado y definitivamente organizado bajo un Estatuto Jurídico propio.
En cumplimiento del Plan de Trabajo para este año, se encuentran en marcha las siguientes actividades:
1°. La preparación de cursos de capacitación en todo el país, sobre aspectos relacionados con la artesanía y la pequeña industria, esperándose elevar así el nivel de instrucción en el grupo de pequeños empresarios;
2°. La creación de la Escuela de Capacitación de Mano de Obra; este establecimiento funciona en Ambato y fue inaugurado el 10 de mayo del presente año; se proyecta otros en Quito y Quevedo;
3°. Un estudio sobre la subcontratación de trabajo por parte de empresas industriales grandes, a la pequeña industria, que contribuirá a la mejor utilización de los recursos nacionales;
4°. La creación del servicio de Información Técnica para Pequeños Empresarios, con el fin de poner a su disposición datos sobre maquinaria, proveedores de equipos y materias primas, informaciones tecnológicas actualizadas y otras que resultan necesarias para encauzar en mejor forma los procesos productivos;
5°. La investigación sobre diferentes aspectos de las actividades de producción y comercialización de los pequeños empresarios, la misma que revelará el comportamiento de la pequeña industria y su incidencia en la economía. Es necesario destacar que anteriormente no se han hecho investigaciones de esta naturaleza en el país y que los datos estadísticos de que ahora se disponen engloban a la pequeña industria dentro del estrato de la industria mediana y grande, por lo que se desconoce cómo incide en el marco de la actividad económica nacional. Estas investigaciones, se orientan a la formulación futura de planes de asistencia técnica;
6°. La asistencia en el campo de la comercialización de productos artesanales y de pequeñas industrias, para lo que se han puesto en funcionamiento dos almacenes de artesanías, uno en Quito y otro en Ambato. En estos almacenes, el productor ofrece directamente sus artículos al consumidor, eliminando de esta manera al intermediario e incrementando por consecuencia, el beneficio tanto para el público como para el pequeño empresario;
7°. La ayuda directa al pequeño empresario a fin de que pueda obtener los créditos que concede el Banco de Fomento, para importación de equipos industriales. Esta ayuda, que se ha realizado a nivel nacional, comenzó por despertar el interés en el pequeño empresario y se concreta luego en la asistencia para la realización de los trámites indispensables a fin de lograr el crédito bancario.
* Galo Pico Mantilla, Ministro de Industrias y Comercio, INFORME A LA NACION, Quito-Ecuador, 1968, págs. 79 a 85.

About these ads

Etiquetas: , ,


%d personas les gusta esto: